Diez árboles de Galicia que deberías reconocer

Diez árboles de Galicia

La siguiente lista trata una breve descripción de los principales hábitats de las especies escogidas, propias del territorio gallego pero que también forman parte de la flora ibérica. Es importante conocer las especies que forman parte del patrimonio natural y que, de alguna forma, están presentes en nuestra cultura vernacular , en nuestras costumbres, y claro, son piezas fundamentales del conocimiento sobre el medio.

Alnus Glutinosa – Aliso

(amieiro en gallego) Se encuentran en bosquers de ribera a orillas de ríos, arroyos y barrancos húmedos. También en bosques pantanosos y depósitos aluviales permanentemente húmedos. Cuando son dominantes, estos bosques se denominan alisedas, ribereños o pantanosos. Algo importante de los alisos es la simbiosis de sus raíces con Frankia alni, una bacteria filamentosa (actinobacteria) que fija nitrógeno, un proceso elemental para el equilibrio del ciclo del nitrógeno en nuestro planeta.

Arbutus unedo – Madroño

 (madroñeiro en gallego) Estos árboles los encontramos en bosquetes y barrancos, oscuros o soleados, a veces dominantes originando madroñales. También en bosques perennes (encinas, alcornoques) y más raramente junto a pinos o eucaliptos. Sus requisitos edáficos son bastante indiferentes, creciendo en varios tipos de suelos, incluso rocosos. La floración ocurre simultáneamente con la maduración y caída de los frutos del año anterior.

Quercus robur – Roble

(carballo en gallego) Estos árboles son dominantes en bosques caducifolios, pinares abiertos y bosques de hayas, abetos, tilos y avellanos. En lugares húmedos, suelos profundos y frescos sobre sustratos ácidos, en regiones de clima templado desde el nivel del mar hasta los 1400 m. Los bosques dominados por este roble se suelen llamar robledos o robledales.

Quercus suber – Alcornoque

(sobreira en gallego) Los alcornoques son propios de bosques de influencia atlántica y sustratos silíceos, con arenas más o menos consolidadas y raramente en suelos de calizas descarbonizadas. Cuando los bosques son predominantemente habitados por quercus suber se llaman alcornocales. La cáscara del leño es empleada para la producción de corcho, cada siete años aproximadamente se les retira con herramienta específica para tal operación de forma que queda al descubierto el suber de color rojizo intenso que es propio de este árbol, dando lugar a un paisaje totalmente único.

Betula pubescens – Abedul

(bidueira en gallego) Los abedules son bosques de ribera y también se encuentran en robledales, crecen sobre suelos húmedos en zonas de montaña. Son árboles pioneros en lagunas periglaciales obstruidas. Se encuentran de forma dominante en bosques climáticos sobre suelos zonales en las montañas más altas y más húmedas (hiperhúmedas) del noroeste. Su tronco de color blanquecino y sus dimensiones relativamente estrechas proporciona un aspecto muy interesante en jardines y parques en formación de hileras o agrupaciones.

Salix alba – Mimbre o sauce blanco

(vimbio en gallego) El mimbre se encuentra en zonas asociadas a cursos, masas y movimientos de agua. Normalmente en terrenos fértiles, desde el nivel del mar hasta los 1900m de altitud aproximadamente; soporta temperaturas muy bajas. Es muy utilizado en la cultura tradicional para el aprovechamiento de sus ramas como material de cestería y muchas otras actividades de producción.

Pinus pinea – Pino piñonero

(pino piñoneiro) Este pino crece en suelos ácidos, característica propia de los suelos gallegos, y arenosos cerca de la costa. Con menos frecuencia, se puede encontrar en bosques mixtos sobre terrenos de pizarra en zonas de interior. Sus frutos son los piñones, siendo de las pocas variedades de pinos que tienen otro aprovechamiento diferente a la producción maderera.

Taxus baccata – Tejo

(teixo en gallego) Aparecen en bosques mixtos de áreas de montaña. En valles profundos, barrancos y pendientes de gran inclinación; generalmente aproximados a líneas de agua. Ocasionalmente podemos encontrarlos en pequeñas concentraciones que se llaman tejedales o teixeiras (en gallego). Tanto sus hojas, tronco y raíces contienen sustancias tóxicas (taxina) para el ser humano, a excepción de la carne roja de los frutos que no contiene el veneno.

Ilex aquifolium – Acebo

(acibro en gallego) Aparecen en bosques caducifolios (poblados por robles mayormente) y en matorrales de regiones montañosas (rara vez forma acebo). A menudo en laderas lúgubres, barrancos cerrados y márgenes de líneas de agua, con preferencia por suelos silíceos o descarbonatados. Sus hojas y frutos rojos son mundialmente conocidos por ser ampliamente usados para la decoración navideña. 

Quercus ilex- Encina

(enciñeira en gallego) Estos árboles se encuentran en bosques densos y de matorral espeso, también se pueden encontrar en grandes dehesas y en terrenos de substratos muy variados. Tanto la leña como sus bellotas son muy valiosas y son de gran aprovechamiento cinegético.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *